lunes, 15 de mayo de 2017

MoMo: Mil maneras de decir lo mismo

Al hablar, tenemos una variedad infinita de maneras diferentes de expresar prácticamente la misma idea, lo cual con frecuencia supone todo un desafío cuando queremos crear un chat de conversación. Por ejemplo, imaginemos las siguientes frases que puede decir un usuario:
>Háblame del amor.
>¿Qué opinas del amor?
>¿Qué te parece el amor?
>¿Cuál es tu opinión sobre el amor?
>Quiero que me hables del amor.

Cinco maneras diferentes de, básicamente, interrogar a un bot sobre el amor. Dado que todas estas opciones solo comparten una palabra en común «amor», podemos pensar que basta con crear una regla sobre el amor. Por ejemplo,
amor Cuando el amor llega así de esa manera, uno no se da ni cuenta.

Esta regla saltará en todas las ocasiones anteriores, así que problema solucionado, ¿o no?

Lamentablemente la respuesta es que no necesariamente. Sí, la regla se activará en todos los casos anteriores, pero siempre que no haya una regla que tenga mayor prioridad.

Por tanto, surgirá un problema si se nos ocurre crear una regla como:
me hables del * No sé qué decir del *1.

La idea de la regla es buena. Aunque no sepa exactamente qué decir, el bot se está dando cuenta de que se le está preguntando sobre un tema y reconoce su ignorancia. El problema es que antes teníamos una regla que nos hubiera dado una respuesta bastante mejor cuando el usuario está interesado en cuestiones de amor, pero ha dejado de activarse porque la nueva regla tiene prioridad cuando el usuario dice cosas como:
>Quiero que me hables del amor.

A simple vista parece el típico caso en el que, al aumentar el número de reglas, disminuye la calidad de ciertas respuestas. Afortunadamente, con un poco de ingenio y un pequeño script, podemos crear un bot que aúne lo mejor de ambos mundos. Para ver cómo hacerlo, vamos a crear un bot con solo cinco líneas:
%id="xhello" Hola.
me hables del * $respuesta$%script="$especifica$=1;$respuesta$=getOutput(*1);if($especifica$==0){$respuesta$=No sé qué decir del *1.;}"
amor Cuando el amor llega así de esa manera, uno no se da ni cuenta.
* %script="$especifica$=0;"
%id="xnone" No sé que decir.

La magia de este pequeño bot se concentra en un par de scripts. Ahora vemos que cuando el usuario dice «Quiero que me hables del amor.» se ejecuta el siguiente script, que pasamos a comentar línea por línea:
$especifica$=1; 
Esta línea consiste sencillamente en una instrucción que establece una variable que utilizaremos a modo de baliza.
$respuesta$=getOutput(*1);
La instrucción getOutput() nos permite obtener una respuesta al texto que queramos. En este caso *1=amor, con lo que nos quitamos de encima todo el enunciado genérico del texto del usuario y nos quedamos con la palabra clave. El problema de este método es que el bot normalmente siempre encontrará una respuesta y, en el peor de los casos, mostrará el xnone, algo que no nos interesa.
Y aquí viene el truco, podemos ver que hay una regla que siempre se cumple y que consiste únicamente en un script.
script="$especifica$=0;"

Pues bien, si el bot encuentra una respuesta antes de esta regla, $especifica$ conservará el valor 1, pero si no la encuentra, tomará el valor 0. De esta manera, podemos dividir el archivo de reglas en dos partes: una con las reglas que preferimos a una respuesta genérica y otra con las que no.

if($especifica$==0){$respuesta$=No sé qué decir del *1.;}

Ahora lo único que queda por hacer es que si no hemos encontrado una respuesta que nos satisfaga, procederemos a mostrar una respuesta que al menos demuestre que hemos entendido la intención del usuario. De lo contrario, se mostrará la respuesta que se encontró en la instrucción anterior.

Una de las grandes ventajas de MoMo es que, gracias a las variables y las funciones, podemos modelar comportamientos mucho más inteligentes de lo permiten las reglas estáticas. Y no se necesitan complicados programas para ello. En el ejemplo anterior, hemos visto que bastan cuatro instrucciones y un par de variables para resolver un problema bastante complicado.

Esperamos que este tutorial os anime a comenzar a utilizar las funciones de script de MoMo y, si tenéis cualquier duda, será un placer atenderos bien a través de este blog o mediante nuestro foro sobre MoMo.

¡Feliz programación!

domingo, 30 de abril de 2017

MoMo: Cómo crear un chatbot que gestione los contactos

Una de las grandes ventajas de MoMo es la gran flexibilidad que ofrece el lenguaje de script y la gestión automática de los recuerdos, lo que nos permite abordar rápidamente todo tipo de tareas.



Por ejemplo, supongamos que queremos que nuestro flamante bot incluya una pequeña base de datos con nuestros contactos. En principio, vamos a almacenar solo el nombre del contacto y su número de teléfono. Esta sencilla regla se encarga de ello:

<rule>
    <input>teléfono de <wildcard lengthmin="1" name="$name$" /> es el <wildcard lengthmin="1" name="$phone$" /></input>
    <output script="forget();recentMemoryGetByItem(contact);recentMemoryFilterByAttributeValue(name,$name$);if(getRecentMemoryCount()==0){recentMemoryCreate(contact);recentMemorySetAttribute(name,$name$);};recentMemorySetAttribute(phone,$phone$);">Muy bien, el teléfono de $name$ es el $phone$.</output>
</rule>

El corazón de esta regla es un script, que vamos a analizar en detalle ahora:

forget();
Esta línea sencillamente indica que gestionaremos personalmente cómo se almacena la información (si no, el bot la almacenará en un formato predeterminado menos cómodo).
recentMemoryGetByItem(contact);
Cargamos en la memoria reciente del bot todos los datos de los contactos.
recentMemoryFilterByAttributeValue(name,$name$);
Filtramos los datos de los contactos, para dejar solo aquellos en los que el atributo "name" tiene como valor el nombre que el usuario ha indicado mediante el comodín $name$.
if(getRecentMemoryCount()==0){recentMemoryCreate(contact);recentMemorySetAttribute(name,$name$);};Si no se ha encontrado ningún contacto, creamos un nuevo contacto y definimos que su atributo "name" sea el valor del comodín $name$ especificado por el usuario.
recentMemorySetAttribute(phone,$phone$);
Definimos que su atributo "phone" sea el valor del comodín $phone$ especificado por el usuario.

¡Solo 7 instrucciones y hemos creado un sistema que no solo almacena los datos que nos interesan, sino que además evita que se introduzca información duplicada! Por supuesto, nuestro script podría ser más sofisticado. Por ejemplo, podría comprobar si ya se ha indicado el número de teléfono y, en tal caso, dependiendo de si coincide o no con el que ha indicado el usuario, mostrar una advertencia o, sencillamente, informar que ya se conocía el número de teléfono.

Claro que, por interesante que sea almacenar los datos de nuestros contactos, necesitamos una manera de recuperar esta información. Para ello, utilizaremos los siguientes reglas:

<rule>
    <input>teléfono de <wildcard lengthmin="1" name="$name$" /> ?</input>
    <output script="forget();recentMemoryGetByItem(contact);recentMemoryFilterByAttributeValue(name,$name$);if(getRecentMemoryCount()==0){throwExceptionById(xContactPhoneUnknown);};$result$=getRecentMemoryAttribute(phone);if(length($result$)==0){$data$=número de teléfono;throwExceptionById(xContactMissingData);}">El teléfono de $name$ es el $result$.</output>
</rule>
 <rule id="xContactPhoneUnknown">
    <output>No conozco a $name$.</output>
</rule>
 <rule id="xContactMissingData">
    <output>No sé su $data$.</output>
</rule>

Aunque son un total de tres reglas, dos de ellas se limitan a mostrar mensajes de advertencia, por lo que el corazón se encuentra, al igual que para la introducción de datos en un sencillo script, que también analizaremos a continuación:

forget();
Una vez más, indicamos que procesaremos nosotros la información.
recentMemoryGetByItem(contact);
Recuperamos todos los contactos...
recentMemoryFilterByAttributeValue(name,$name$);
...y dejamos solo aquellos en los que el atributo "name" sea el nombre indicado por el usuario.
if(getRecentMemoryCount()==0){throwExceptionById(xContactPhoneUnknown);};Si no hay ningún contacto con este nombre, es que se trata de un contacto desconocido.
$result$=getRecentMemoryAttribute(phone);
Recuperamos como resultado el atributo "phone" del contacto obtenido.
if(length($result$)==0){$data$=número de teléfono;throwExceptionById(xContactMissingData);}
Si la longitud del resultado es cero, indicamos que no conocemos el dato en cuestión.

Lo más enfoque es que este método es muy ampliable. Es decir, hemos escrito las reglas para guardar y recuperar los nombres y los números de teléfono de nuestros contactos, pero esa misma estructura puede utilizarse para guardar más datos, como el número de móvil, la dirección, el correo electrónico, etc. La información queda almacenada para utilizarla en cualquier otro punto del bot. Por ejemplo, el bot podría preguntarnos cada cierto tiempo si hemos visto a un contacto, pedir que le rellenemos los datos que desconoce, etc. ¡Y todo ello utilizando únicamente funciones básicas!

Si quieres practicar estos conocimientos, ¿podrías crear las reglas necesarias para registrar también el número de móvil? Y, si te tropiezas con alguna dificultad, ¡no dudes en avisarnos!

jueves, 30 de marzo de 2017

¡La primavera trae la mejor versión de «Habla con Cervantes» jamás creada!

A nadie le agrada encender su teléfono móvil y encontrarse con tropocientas actualizaciones que luego no suponen mejoras apreciables ni ofrecen nuevas funciones. En Antakira Software somos perfectamente conscientes de ello, por lo que preferimos limitar lanzar actualizaciones únicamente cuando confiamos en que la nueva versión supondrá una mejora claramente apreciable de la experiencia del usuario.

Y ahora, ese momento ha llegado: podemos decir que la versión que hoy puedes descargar de «Habla con Cervantes» en Google Play supone sin duda un hito en la creación de bots conversacionales en castellano. Las mejoras abarcan prácticamente todos los aspectos: el número de posibilidades de conversación ha aumentado espectacularmente, el bot es mucho más hábil a la hora de adivinar lo que se ha querido decir cuando se cometen errores de ortografía y su castellano es, sin duda, mucho más fluido a la hora de responder al usuario.

También hemos añadido muchas pequeñas funciones que marcan una sutil, pero clara diferencia. ¿Quieres saber cuál es la capital de un país? Probablemente don Miguel de Cervantes lo sepa y también descubrirás que resulta mucho más ducho a la hora de efectuar cálculos, aparte de ser perfectamente consciente del momento del año en que se encuentra... y lo que está por venir.

No obstante, probablemente la novedad más importante de esta versión es el mimo que se le ha prestado a la calidad. Antes del lanzamiento hemos realizado innumerables tests de calidad, apoyándonos en el lenguaje de programación que hemos desarrollado para escribir bots, Momo, y en las herramientas complementarias de que disponemos, para así asegurarnos de que la versión que se descarga es, desde el día uno, la mejor posible.

Os recordamos que «Habla con Cervantes» forma parte del Programa Oficial del IV Centenario de la muerte de Cervantes, y esperamos que disfrutéis de esta nueva versión, la décima, tanto como hemos disfrutado nosotros creándola. Estamos ansiosos por recibir vuestras sugerencias mientras, por supuesto, comenzamos a trabajar en la próxima versión.